miércoles, 4 de junio de 2014

"He montado un max-mix de lo más heterogéneo". Entrevista a “Efepé”


Francisco Pérez Navarro (Barcelona, 1953), alias “Efepé”, traductor, guionista, y coordinador editorial de la desparecida Línea Laberinto a finales de los años noventa; es partícipe junto con Jan, del regreso de Superlópez y el Supergrupo el pasado año 2013. Con motivo de la nueva entrega del Supergrupo, “La Guerra de las Latas”, le hemos querido entrevistar para saber de sus impresiones sobre unos personajes que marcaron una época en los niños, allá por finales de los setenta y principios de los ochenta. Vamos con ellas:


-Tras la gran acogida de la primera entrega de Superlópez y el Supergrupo, ¿esperabas algo así por parte de los lectores?

Era optimista, así que diré que sí. Lo que no me esperaba, desde luego, es que se agotara la edición. Ni Ediciones B tampoco, supongo, porque cuando me dijeron que harían una 2ª edición, fue con cara de “Dios existe y todos los políticos españoles son honrados”.  Me encargaron un segundo guión para este Salón de Barcelona del 2.014, y les ha gustado tanto, que habrá un tercero para el 2.015, ya están preparando el contrato. 


-¿Cómo planteaste el nuevo guión, “La Guerra de las Latas”?

La verdad es que tomé nota de las críticas que recibió el primer guión... hasta cierto punto, tampoco puedes guiarte completamente por lo que dicen los demás porque entonces no harías nada propio, pero... Lo curioso es que había muchas críticas absolutamente contrapuestas. Unos lamentaban que hubiera dejado de lado el “aspecto social” que suelen tener la mayoría de los guiones de Jan, mientras que otros se alegraban de tener humor y aventura puros sin “aburridas arengas político-sociales”, por no hablar de los que ansiaban una aventura “al estilo de los álbumes franco-belgas”, pasando por todas las posturas posibles: bien por ser más parodia superheroica, mal por ser más superheroico, bien por el humor, mal por repetir “running-gags”, etc. etc. Así que en “La Guerra de las Latas” he montado un max-mix de lo más heterogéneo. Ponemos en solfa el estilo de Sanidad que pretenden imponer en España, mezclándolo con acción superheroica, un homenaje a Iron Man 3 y el humor –bueno o malo– de siempre.

M. H.163 Superlópez, página 1

 ¿De qué forma os compenetráis guionista y dibujante en el álbum? 

De la forma más sencilla a pesar de la lejanía. Escribo un guión, aportando toda la documentación que puedo creer necesaria y, en cuanto lo recibe, Jan lo quema porque no le gusta nada, le parece una mierda, y así me lo hace saber con unos e-mails incendiarios. Entonces le mando el guión de verdad –el primero era falso– y claro, después del anterior, cualquier cosa le parece buena. Es un truco de guionista veterano y los dibujantes siempre pican, ya se sabe que pensar no es lo suyo.

El Supergrupo al completo

-El Supergrupo está formado por 6 personajes (incluyendo a Superlópez), ¿hay posibilidades de ampliar el grupo?

¡Oh, claro que sí! Creo que al grupo le falta una docena de tías buenorras. Incluso le propuse a Ediciones B cambiar a Jan por Adam Hugues, que ya sabemos que las chicas son su fuerte, pero me salieron con no sequé tonterías de derechos y de contratos, y que les gustaría seguir con el ritmo de publicación actual, que un álbum cada cinco años no les parece suficiente. ¡En fin, ellos se lo pierden! Y también hay posibilidades de disminuirlo. Ahora que está tan de moda matar personajes importantes, ¿por qué quedarse atrás? Es más, yo propondría una votación popular para ver quién proponen los lectores para que críe malvas. Pero, bueno, como al final todos acaban resucitando, no sé si vale la pena.

La oportunidad de Latas

-Sabemos de tu afición a los superhéroes Marvel, ¿en qué grado han influenciado tus lecturas, en tu trabajo como guionista?

Hombre, me han influenciado y me influencian cuando trato el tema. Y generalmente para mal, porque acabas desechando muchas ideas que “te suenan” haberlas leído aquí o allá. Lo peor es cuando crees haber encontrado una más o menos original, te lanzas a fondo, y cuando llevas más de 30 páginas, sale el amigo listillo de siempre –¿verdad, Lorenzo?– y te dice que ya usaron una parecida en una oscura historia de complemento de cuatro páginas en la serie “Relatos Para Fastidiar” del año... no sé, del 64... y vuelta a empezar. 

M. H.163 Superlópez, página 30

- ¿Qué es lo que más disfrutas a la hora de hacer un guión?

¿Disfrutar?... Sí, esa palabra me suena de algo. Yo soy fiel al lema de que “para crear, hay que sufrir”. Y yo “creo” mucho. 

- ¿Cómo ves el oficio de guionista en pleno siglo XXI?

Te lo contesto con otra pregunta: ¿Cuántos guionistas “puros” –en el sentido de ser sólo guionista, no dibujante-guionista– hay en España?... Pues eso. Si hablamos de otros países –Francia, los USA...–, u otros medios –cine o televisión–, ya es otro cantar.

El Mago en apuros

- ¿Qué otros proyectos te gustaría llevar al cómic?

Siempre tengo un par de ideas “en proyecto” que voy elaborando poco a poco, sin prisas, para cuando se dé el momento oportuno. Tal como está el panorama, creo que eso ocurrirá en algún momento de los próximos treinta años. O bien liaré los bártulos, iré a Francia, y ese momento llegará en una semana.

M. H.163 Superlópez, página 32

- ¿Cómo ves las nuevas tecnologías, enfocado al mundo del tebeo? ¿Son compatibles ambas?

Desde el punto creativo, el sistema de trabajo no varía mucho, sólo el ritmo narrativo. En ese sentido se están haciendo cosas bastante interesantes en la web. Las nuevas generaciones terminarán aceptándolo y adaptándose, pero creo que a los viejos rockeros les será más difícil. Para mí lo es, y mucho. Por más que lo he intentado, leer tebeos en una pantalla no me resulta satisfactorio por más que lo intento. El disfrute no llega ni al 1% del normal, soy de los fanáticos del papel.


-¿Qué les dirías a los lectores del nuevo álbum de Superlópez y el Supergrupo? ¿Qué se van a encontrar? ¿Por qué se lo recomendarías?

Mmm... ¿no he contestado eso un poco más arriba? Un poco de copy/paste y asunto arreglado, porque creo que no sería ético recomendar que se compren el nuevo álbum porque así me ayudarán a pagar mi hipoteca, a mantener a mis ocho hijos, a comprarle un piso a mis chicas –ya no caben en el zulo actual– y un yate de más eslora para que se aireen de vez en cuando, ¿verdad? ¿O se puede ser sincero?

Muchas gracias, nos leemos en los tebeos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada